La película Bright is a Will Smith Action Flick de Netflix

Netflix se ha hecho un nombre en el departamento de televisión durante los últimos años, gracias a los gustos de Stranger Things, BoJack Horseman, y los varios Marvelshows. Pero aún no tiene ese tipo de credibilidad en el frente del cine, donde está luchando contra los estudios con bolsillos mucho más profundos, y también siempre presiona por un estreno el mismo día en su plataforma como en los teatros. 2017 ha sido un gran año para Netflix, con el estreno en Cannes de la aventura coreana Okja, el mayor acuerdo para The Irishman de Martin Scorsese, y ahora el estreno de su película más cara hasta la fecha, Bright.

La película tiene lugar en una realidad alternativa donde los humanos, orcos, elfos y hadas han vivido uno al lado del otro desde el principio de los tiempos. Will Smith es un policía humano del LAPD llamado Ward, quien ha sido emparejado con un policía llamado Jakoby, interpretado por Joel Edgerton, debido a un programa de contratación de diversidad iniciado por el departamento. Este pedacito recuerda un poco a la inauguración de Zootopia, que también cuenta con un agente de la policía contratado por la diversidad, y ambas películas hablan de cómo la sociedad juzga a los individuos por sus apariciones, en lugar de verlos por lo que realmente son.

Bright

Pero seguir a dos policías también recuerda a la mayoría de las películas escritas y/o dirigidas por David Ayer -es mejor conocido como el hombre detrás del escuadrón suicida de disparos de basurero del año pasado (que también protagonizó Smith)-, cuyos antecedentes como oficial naval lo han visto escribir o dirigir varias películas sobre oficiales de la ley, comenzando con su Día de Entrenamiento de Hollywood en 2001, años magros entre los que nos dio Dark Blue, S.W.A.T. (ambos en 2003) y Street Kings (2008), seguido de su aventura más aclamada críticamente, End of Watch, en 2012. Cada una de esas películas también ha incorporado pandillas callejeras, policías moralmente dudosos y violencia con armas de fuego.

Sinopsis: Bright

Bright es similar en ese sentido, integrando los problemas reales del crimen en Los Ángeles y la desconfianza de la policía en su narrativa, pero también tiene botas de fantasía que llenar. Eso significa tejer en la tradición acerca de un pasado casi mítico que vio humanos, orcos y elfos en la garganta del otro hace dos milenios, que incluía a un Señor Oscuro, seres poderosos y objetos mágicos. La trama se asoma a Lord of the Rings y Harry Potter en primer plano, lo suficiente como para convencerte de que han sucedido cosas extrañas, pero sigue restringido para darle al personaje de Smith -un humano- una oportunidad de luchar.

La premisa de Bright se centra en un joven elfo llamado Tikka (Lucy Fry), uno de los pocos que tiene la habilidad de sostener y usar una varita mágica -un objeto que puede conceder deseos, parece que tiene el poder de un arma nuclear, y mata a cualquier no-Bright que la tenga- y termina bajo la custodia de Ward y Jakoby después de que son enviados a una dirección. La llamada de Ward para pedir refuerzos desde su precinto no va según lo planeado, y se ve obligado a huir con Jakoby y Tikka para mantener la varita alejada de las manos de literalmente todo el mundo: policías corruptos, matones callejeros y organizaciones criminales.

Eso le da a Ayer la licencia para escenificar su película como un videojuego, compuesto por ridículas rutinas de tiroteo, una tras otra, en las que el trío que huye siempre tiene poca potencia, ya sea una persecución en coche, la evacuación del bar, el bloqueo de un club de baile, una gasolinera o una pelea a puñetazos en un apartamento. A través de todo esto, la película explora la naciente amistad entre Ward y Jaokoby, unida al humor de la horca -Smith es natural al infundir la comedia en los momentos más sucios, y sigue negando que se estén convirtiendo en amigos- e intercalando escenas que desarrollan el mundo de fantasía de Bright.

Eso implica presentar a Noomi Rapace como Leilah, un elfo oscuro que es parte de un grupo de tipo Iluminati que está tratando de traer de vuelta a un Señor Oscuro, junto con algunos de sus expertos seguidores de combate más cercanos, además de dos detectives que trabajan para la división mágica del FBI, un elfo (Édgar Ramírez) y un humano (Ike Barinholtz), que se supone que están a cargo de cualquier asunto. Los dos últimos están allí para servir a la tradición y por lo tanto no cuentan con mucho, pero aunque Rapace se supone que es el villano principal, apenas forma parte de la película.

Bright

La elección de Bright de presentar a Ward como el protagonista principal y mantener a Jakoby como su compañero de entrenamiento también es equivocada. Zootopia funcionó precisamente porque eligió quedarse con la contratación de la diversidad, la que discriminaba. Jakoby es odiado por los suyos porque no es sanguinario -tener un par de dientes de mandíbula inferior que sobresalen como colmillos- y trabaja con humanos en la fuerza policial. Los orcos lo desprecian, y los humanos lo vilipendian por pertenecer a otro bando, asumiendo que es primero orco y segundo policía.

Bright, en cambio, sigue a su compañero ligeramente específico, Smith’s Ward. No es tan abierto acerca de su desagrado por trabajar con un orco como algunos de sus compañeros de trabajo, pero eso no significa que Ward no trate repetidamente de deshacerse de Jakoby al principio. La relación de Ward y Jakoby también está contaminada por un evento anterior, y la película se beneficiaría si diera más énfasis al orco de Edgerton. Eso permitiría a la película ser más poderosa en lo que intenta transmitir, pero Bright no lo entiende.

Una razón obvia sería el casting de Smith, que es una estrella mucho más reconocible. Edgerton tiene tanta presencia en la pantalla como Smith, pero Jakoby no consigue los momentos necesarios para conectar y relacionarse con el personaje. Esos están reservados para Ward, cuya situación familiar y de fondo se da tiempo suficiente en el acta de apertura.

La película también aborda muchos temas sociales, que en realidad no se abordan. Hay múltiples paralelismos y alegorías aquí, pero de muchas maneras, los problemas que enfrentan los afroamericanos hoy en día han sido injertados en los orcos. Lo tienen mucho peor en la película de muchas maneras, siendo abiertamente ultrajados de una manera que no volaría en nuestra versión del 2017. Al mismo tiempo, los propios afroamericanos de la película no parecen tenerlo mejor que nuestra realidad, lo que implica que los seres humanos se han mantenido divididos a través de los siglos, incluso mientras vivían junto a otras dos especies sensibles en la Tierra.

Bright

La desconfianza, las luchas de clases y la movilidad social parecen ser temas importantes para Bright en sus comienzos, y permite la idea de explorar los síntomas y las consecuencias de eso durante la primera media hora. Pero con el tiempo lo abandona y se convierte en una película de Will Smith, es decir, un thriller genérico de acción explosiva. Bright podría crear una fascinante serie de televisión de Netflix si estuviera más interesada y seria sobre sus temas, pero Ayer no parece tener esas ambiciones. Tampoco ayuda que su visión de la violencia armada se parezca a la de un niño de 7 años, con personajes vaciando innecesariamente cartuchos enteros como tácticas de miedo, causando más dolor al diseñador de decorados que a nuestros protagonistas.

Después de una hora y media de estreno que nos dio la esperanza de que la película no descendería a una aventura de balas al minuto, a diferencia de algunos de los trabajos dudosos anteriores de Ayer – los carteles diseñados por Netflix están poniendo a Suicide Squad al frente y en el centro, lo que es hilarante y triste porque agota la confianza, en lugar de inspirar a nadie – Bright se convierte en una historia de persecución que sigue lanzando nuevos problemas inimaginables a nuestro héroe.

Es perfectamente feliz por ser un gran movimiento de acción presupuestado – Netflix supuestamente gastó $90 millones (aproximadamente Rs. 577 crore) para producirlo – pero no tiene el ridículo fanfarroneo de los Hombres de Negro, ni la valentía de End of Watch, y termina revolcándose sin decir mucho.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta