El éxito más importante de Ghoul está completamente fuera de la pantalla

2018 ha sido realmente el año en que la estrategia de Netflix de originales, gracias al lanzamiento de su primera gran producción, Sacred Games con Saif Ali Khan y Phantom Films de Anurag Kashyap, junto con tres películas que adquirió en la rom mediana -com Love Per Square Foot, la antología de Lust Stories de personajes como Karan Johar, Zoya Akhtar y Kashyap, y la comedia negra Brij Mohan Amar Rahe a principios de agosto. Su siguiente ofrecimiento – la segunda serie y la primera en el género de terror – Ghoul es una coproducción internacional que presenta Radhika Apte, por lo que es su tercera versión de Netflix en el lapso de muchos meses. (Phantom Films es uno de esos coproductores de Ghoul, junto a Blumhouse Productions de Jason Blum e Ivanhoe Pictures).

Ambientada en una versión distópica de futuro, curiosamente, los 90, cosas como el sedán Maruti Esteem y los teléfonos Nokia han vuelto, donde la democracia se ha disuelto y ha dado paso al fascismo debido al intenso conflicto sectario, Ghoul sigue a un interrogador. -entrenamiento llamado Nida Rahim (Apte), que está enviada a un centro de detención encubierto que, según nos dicen, fue construido durante la Emergencia y existe fuera de los libros.

Como tal, opera al margen de la ley, lo que permite a la policía militarizada del nuevo régimen utilizar técnicas de “interrogatorio avanzado” para los presos que no pueden recurrir a la asistencia legal. En otras palabras, torturar a las personas que se consideran una amenaza, sin ninguna carga de proporcionar pruebas, como debe hacerlo el estado.

Ghoul: Desentrañando su trama

Rahim es un firme creyente y defensor de las nuevas políticas gubernamentales, lo que la pone en marcado contraste con su padre más cuestionador (SM Zaheer), que se compromete a incluir obras prohibidas como parte de sus enseñanzas a pesar de la amenaza que supone para su libertad y vida.

Después de haber sido adoctrinado apropiadamente en los caminos del nuevo régimen opresivo, Rahim cree que su padre puede curarse de su forma de pensar y voluntariamente lo saca de la policía. Eso la hace ver a los ojos de sus superiores, que en este caso incluye a un oficial de alto rango llamado Sunil Dacunha (Manav Kaul, de Tumhari Sulu) que dirige uno de esos centros de detención.

Ghoul

Pero no es solo su brillante actuación en la academia o su muestra de lealtad al país lo que le da el trabajo: ayudar a sacar una confesión de un temido terrorista llamado Ali Saeed Al Yacoub (Mahesh Balraj, de Parched) con Ghoul inmediatamente. revelando que Dacunha y su subordinado Laxmi Das (Ratnabali Bhattacharjee, de Sold) tienen otros planes para el nuevo recluta, supuestamente trabajando en inteligencia que relaciona a Rahim con el prisionero que ella debe interrogar.

Sin embargo, todo eso no es más que la configuración de lo que sirve como la historia real durante la mayor parte del tiempo: Al Yacoub sorprende a sus torturadores al exponer sus secretos más oscuros y los eventos pronto toman un giro sobrenatural acorde con el título del programa.

Ghoul no te mantendrá despierto por la noche, con el espectáculo siendo más perturbador que aterrador. Se mantiene alejado de la mecánica de horror sobreexplotada de los ataques de salto y no te dará escalofríos cuando los despliegue. En su lugar, utiliza la claustrofobia y la severidad de su entorno para alimentar la inquietud, en combinación con la espeluznante actuación de Balraj. Más allá de eso, es grandioso ver que el programa no ataca toda su violencia hacia las mujeres y se mantiene lejos de esos tropos regresivos, lo cual es desafortunadamente característico del nivel general de misoginia del género de terror.

Y el ritmo se beneficia de la conceptualización original de Ghoul como película, que solo se convirtió en una miniserie en tres partes después de que Netflix se incorporase a la producción.

Donde el espectáculo falla es en ser inventivo con su género. Ahorre para un videojuego: un giro en el tercer y último episodio, que convierte a Ghoul en parte en un misterio de encontrar el zombi. La serie de Netflix carece del ingenio que el público de terror ha visto a principios de año, gracias a El lugar reservado de John Krasinski, de la Oficina, y el escritor y director Ari Aster, Hereditario en la gran pantalla. Los aspectos sociopolíticos que se basan en temas orwellianos y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury son mucho más intrigantes como premisa, y es una pena que no se los explore más.

Ghoul

En cambio, Ghoul abandona la construcción del mundo y se instala en el surco de una historia de terror, con la única intención de explorar las diversas facetas de su entidad sobrenatural nominal derivada del folclore y la mitología árabes.

Incluso en ese sentido, Ghoul es decepcionado por su dependencia de la escritura de género cliché, como los personajes que se comportan estúpidamente por el bien de la trama o caen presas de la conveniencia narrativa hacia el final para aumentar la tensión. El espectáculo se cierra de forma abierta con espacio para realizar un seguimiento si encuentra suficiente público y Netflix estaría tan inclinado.

Será interesante ver si eso sucede, dado que el género de terror sigue siendo un nicho y que una segunda temporada de Sacred Games aún no se ha iluminado, a pesar de su abrumadora popularidad. Sin embargo, el éxito más grande y más importante de Ghoul está completamente fuera de la pantalla, ya que muestra que el servicio de transmisión está dispuesto a realizar apuestas a través del género y el formato.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta