Star Wars: The Last Jedi

A pesar de su emplazamiento en una galaxia llena de vida, tanto la trilogía original como la anterior de Star Wars -a partir de A New Hope de 1977 y hasta la Venganza de los Sith de 2005- fueron sorprendentemente más o menos una línea de sangre: los Skywalkers. George Lucas improvisó un poco a lo largo del camino, doblándose a los caprichos de los fans al emparejar a Leia (Carrie Fisher) y Han (Harrison Ford), convirtiéndola en gemela de Luke (Mark Hamill).

Por otro lado, la trilogía de secuelas que comenzó con The Force Awakens de J. J. Abrams en 2015, ha estado argumentando a favor de una familia diferente a medida que empuja hacia el inevitable futuro de la saga.

Star Wars: The Last Jedi

Star Wars: The Last Jedi : Personajes principales

A todos los personajes principales -Jakku Scavenger Rey (Daisy Ridley), el villano angustiado Kylo Ren (conductor de Adam) y el desertor de primera orden Finn (John Boyega)- además del reparto de apoyo del piloto de Starkiller Base Poe Dameron (Oscar Isaac) y la nueva operaria de mantenimiento Rose Tico (Kelly Marie Tran) – les faltan figuras parentales. O han crecido sin familia, se han sentido abandonados por sus padres o los han perdido antes de tiempo.

Es por eso que Rey está tan obsesionado con encontrar la verdad sobre ellos, y por eso Kylo Ren se siente atraído por Snoke (Andy Serkis), y ha sentado las bases para la nueva Guerra de las Galaxias.

Las preguntas sobre el pasado de Rey también han asolado a los fans durante los últimos dos años, quienes se han preguntado dónde encaja en el universo de Star Wars, y si está emparentada con alguien que conocemos. The Last Jedi, el segundo capítulo de la trilogía de la secuela y la octava entrega en general, no teme abordar esas exigencias de frente, mientras explora y profundiza la dinámica entre Rey y Kylo Ren.

Los dos comparten momentos conmovedores a través de la película, que chocan con la soledad compartida, el miedo y la falta de dirección, además de las disputas de sus ideologías opuestas. Y aquellos que deseen volver a visitar el abrupto final de su batalla de sables de luz de The Force Awakens recibirán un regalo inspirado en el retorno de los Jedi con un toque inteligente.

Star Wars: The Last Jedi

El trailer oficial de Star Wars: The Last Jedi

Abrams jugó con seguridad con su primer capítulo, en parte porque la franquicia de Star Wars no podía permitirse el lujo de tener otro fracaso después de la trilogía de prequel, y porque tenía que montar los nuevos personajes de la historia. Pero ahora que eso está fuera de su camino, su sucesor, Rian Johnson (Looper) puede ser más audaz con The Last Jedi de muchas maneras, lo que le permite empujar la saga de maneras inesperadas y maravillosas. Al mismo tiempo, la película realinea las expectativas de los fans que amaban la trilogía original, que eran imperfectos y regresivos a su manera.

De hecho, hay momentos en los que Johnson casi reescribe las reglas de las capacidades relacionadas con la Fuerza, que sin duda serán la causa del intenso debate y el alboroto de los fans.

Al mismo tiempo, el guión de Johnson toma atajos narrativos y tiene una mecánica de trama de fondo que hace que la Primera Orden se sienta estúpida a veces, en lugar de la todopoderosa entidad que está hecha para ser. Cuando tengas tiempo para reflexionar sobre lo que has visto – The Last Jedi es la película más larga de Star Wars con 152 minutos de duración, y te dejará inevitablemente perplejo o un poco decepcionado por ciertas opciones, o en un caso extremo te sorprenderá la inverosímil naturaleza del momento.

Pero su dirección es firme y concentrada, impregnando cada escena de la resonancia emocional que la película te lleva maravillosamente de un momento a otro, mientras que tiene el sentido de hacerla un paseo agradable con risas bien ganadas de nuevas criaturas (sí, Porgs), droides, héroes e incluso villanos, además de un rocío de momentos de acción para casi todos los personajes primarios de The Last Jedi. BB-8 es probablemente el ganador total.

Se espera que las películas de Star Wars den resultados en el espectáculo visual, y Johnson maneja expertamente en The Last Jedi, proporcionando grandes batallas espaciales que te permiten sentir el poderío de la Primera Orden y la naturaleza ágil de los pequeños luchadores.

Star Wars: The Last Jedi

Star Wars: The Last Jedi: Análisis

La película también es inventiva, con duelos de sable láser que muestran el lado inteligente de los personajes que admiramos y a los que apoyamos, ya sea la cooperación y la superación de tu oponente, o un tributo apropiado a los poderes legendarios de Luke al final de la película. En todo esto, Johnson es lo suficientemente inteligente como para reservar tiempo para momentos personales también para los personajes secundarios, dejando brillar siempre que sea posible viejos favoritos como Leia y nuevos como Rose.

Es fácil ver por qué The Last Jedi dura cerca de dos horas y media, ya que tiene el enfoque más amplio de cualquier película de Star Wars, con tres hilos narrativos diferentes durante la mayor parte del tiempo de ejecución.

Desafortunadamente, la película es incapaz de servir a la mayoría de los nuevos miembros del reparto, reforzada por Laura Dern -que interpreta a la vicealmirante Amilyn Holdo, y lidera la Resistencia en tiempos calamitosos- y Benicio del Toro como DJ, un rompe-codigos (versión de Star Wars de un hacker) sin alianzas. Ambos sirven una parte de la trama, y aunque sus acciones tienen consecuencias nefastas, no las hace memorables de ninguna manera, lo que es una vergüenza con actores tan talentosos.

Su infrautilización da a la película más tiempo para enriquecer y añadir capas a sus dos protagonistas -o dos mitades del mismo protagonista, como Johnson prefiere- Rey y Kylo Ren. Si los fans de Star Wars estuvieran preocupados porque The Last Jedi se acercaría demasiado a The Empire Strikes Back después de que Abrams copiara la estructura de A New Hope for The Force Awakens, Johnson termina entregando un capítulo en una galaxia muy, muy lejana que se aburre tanto del Imperio como del Retorno de los Jedi.

La película cierra el argumento y proporciona catarsis de una manera que normalmente se reservaría para el episodio final de una trilogía, que actualmente está en las obras de Abrams para su estreno en 2019.

Es por eso que los personajes de la película también hablan de poner el pasado en reposo una y otra vez, desechando todo lo que han conocido y empujando a un futuro que está moldeado por ellos, y no lleva nada del equipaje de la trilogía original.

Es casi como si The Last Jedi incrustara la visión de Johnson de la saga Star Wars en un diálogo literal, hablando inteligentemente a los millones de fans a través de un costoso vehículo de estudio por el que la nostalgia siempre ha sido la piedra angular, desde sus orígenes, cuando Lucas infundió goofiness en su admiración por las películas samurai de Akira Kurosawa.

Star Wars: The Last Jedi

Con ese fin, The Last Jedi abre un nuevo camino para Kylo Ren, a quien The Force Awakens facilitó una comparación con Darth Vader, debido a la construcción que los cineastas hicieron de él como un tipo vestido de negro con una máscara que adora el casco quemado de Vader y ladra que él quiere acabar de terminar su abuelo. Aquí, cuando Snoke se burla de él por sus fracasos y la inspiración Vader en The Last Jedi, rompe la máscara en pedazos.

Johnson muestra que Kylo Ren es diferente a Darth Vader y Anakin Skywalker. No está completamente formado como el primero, que era un individuo calculador y amenazador, ni tampoco es un hombre que ha perdido de vista lo que intenta ser, y es arrastrado hacia el lado oscuro. Más bien, Kylo Ren está siempre entre los dos.

Es un ser humano imperfecto, que siempre está en conflicto sobre lo que debe hacer y lo que quiere, siendo arrastrado en diferentes direcciones por su mente y su corazón. Entenderlo es entender que la villanía no es un cambio, y que los personajes realistas son guiados por una lógica interna que resulta en lo que parece ser objetivamente buenas o malas elecciones dependiendo de las circunstancias.

El director-escritor también aporta esa lente al resto del reparto, aunque a veces con resultados contradictorios. Al estudiar la necesidad de orientación de Rey, y los problemas subyacentes más profundos debidos a su educación, The Last Jedi ataca la inutilidad de huir de lo que siempre has sabido.

Pero ella no tiene ningún momento de absoluta vulnerabilidad que asoló a Luke en Empire, y quizás te quedes con la sensación de que no ves a su personaje crecer lo suficiente. El complejo de héroes de Poe Dameron se viste mucho mejor gracias a Leia y Amilyn, y el estado de héroe roto de Luke y su estatus de mito recibe una deconstrucción merecida.

El Maestro Jedi ha vivido más de 50 años y sabe mucho sobre los caminos de la Fuerza, pero todavía no es rival para la infinita sabiduría de Yoda, que pasó casi 900 años viviendo y aprendiendo.

Además, el público no ha estado presente durante gran parte de su vida media, y la exploración del The Last Jedi de su cansancio mundial y su culpabilidad no sólo son cruciales para la trama -ya sabes que Luke tiene que esforzarse por avanzar en la historia-, sino también para responder a la pregunta planteada por el título de la película, y por qué sus personajes y la Orden Jedi deben seguir adelante, ya que la sabiduría consiste en saber que el conocimiento está en constante evolución.

Para Johnson, el director-escritor encargado de diseñar el siguiente paso de Star Wars, esa lección casi puede sentirse un poco en la nariz. Pero el The Last Jedi es mucho más que eso. Es la prueba de que las historias de franquicia bien hechas -incluso en un estudio que ha sido bastante duro con sus directores recientemente- pueden entregar un nuevo capítulo apasionante que respeta el pasado tan querido mientras frena la tapa y conduce el barco de maneras emocionantes y maduras que sobrepasan los límites trazados por sus predecesores. Una clase diferente de Star Wars, eso es.

¿Es Star Wars: The Last Jedi la mejor película de la serie?

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta